Las alpargatas han sufrido un cambio radical en los últimos años, no en su forma y fabricación pero sí en su uso. Las alpargatas son un calzado ligero y resistente que fueron creadas para resistir las duras condiciones del trabajo en el campo. Con el tiempo se han convertido en un calzado que hemos visto incluso en las pasarelas más exclusivas.

Fabricación y descripción

El origen de las alpargatas se sitúa en España y el sur de Francia, aunque también es muy utilizada en América Latina.

La alpargata tiene dos partes, la superior fabricada con lona resistente y la suela. La suela se fabrica con cuerda de cáñamo, normalmente trenzado a mano, aunque debido a su alta demanda en las últimas décadas, las suelas de algunos modelos se fabrican con materiales como el nailon y el caucho. El resultado es un calzado muy ligero y con un buen agarre al suelo.

La alpargata original se tejía en telares utilizando hilo de algodón combinando distintos colores. La parte superior se llamaba capellá, que se fijaba a la suela con la talonera y el atadero, que era una cuerda que fijaba el calzado al pie.

Origen y usos

Normalmente se cree que el origen de la alpargata pudo ser otro tipo de calzado mediterráneo como la sandalia egipcia, calzado en el que también se basaron los romanos para sus típicas sandalias. El primer documento conservado que hace referencia a las alpargatas es del año 1322. Se trata de un documento que las nombra en catalán, espardenyes, nombre que se sigue utilizando en Cataluña para referirse a ellas.

Desde hace siglos han sido parte de los trajes típicos de varias zonas de España, sur de Francia y América Latina, y como éstos trajes típicos, tuvieron su origen en la ropa tradicional de trabajo. Así, la alpargata ha acompañado igual el trabajo en el campo como los bailes típicos de muchas zonas.

La alpargata ha estado asociada a las clases bajas, aunque sorprendentemente esta tendencia se está revirtiendo. En países suramericanos como Argentina eran utilizadas para hacer referencia a la clase obrera que las utilizaba sobretodo en épocas de calor.

En España ha llegado incluso a formar parte del calzado militar. Debido a su fácil fabricación y ligereza, los soldados hacían uso de ellas sobretodo en campañas que se llevaban a cabo en zonas de calor extremo.

Su uso en la actualidad ha cambiado mucho. Es un producto indispensable para el público joven que ha visto en este calzado una alternativa cómoda respecto a otras posibilidades. Así, las alpargatas se reinventan todos los veranos y se convierten en uno de los productos estrella de la temporada cada año.