Hay calzados que se ponen de moda, otros que pasan y no volvemos a encontrarnos con ellos hasta muchas temporadas después, y otros que solo usamos en ocasiones concretas, pero las bailarinas resisten modas, y no solo eso, además se han ido adaptando para poder ser usadas en todo tipo de eventos, desde los mas mundanos a los que requieren etiqueta.

La bailarina es un tipo de zapato plano con un escote redondeado en la parte del empeine. El origen de este tipo de calzado se encuentra en el ballet. La práctica de este baile hizo necesario el desarrollo de un calzado lo suficientemente adaptable como para no entorpecer su práctica.

Las bailarinas tienen una punta redondeada y han dado origen a otros calzados similares como las manoletinas, un calzado que comenzó a ser utilizado por toreros, para luego pasar a ser usado por mujeres fuera de los ruedos.

En el ballet comenzaron a utilizarse en el siglo XIX, y llegaron a la moda pret- a-porter en los años 50 del siglo pasado. Se trata de un zapato intemporal incluido tanto en las colecciones de los grandes diseñadores, como en los looks más informales del día a día.

Dada su forma totalmente plana, son un calzado recomendado para terreno urbano y plano, no siendo muy útiles para otros tipos de terrenos escarpados o con suelos poco sólidos.

Otra de las ventajas que ofrece el calzado bailarina es que combina con todo tipo de ropa. De ésta manera se pueden llevar en todo tipo de ocasiones, ya que existen bailarinas para ocasiones que requieran etiqueta, así, una mujer que necesite un look formal, pero que desee acompañarlo de un calzado plano puede optar por una bailarinas de corte más formal.

Las bailarinas están confeccionadas con muchos materiales, pueden ser de tela o de materiales sólidos, y van decoradas con diferentes motivos o colores lisos. En el caso de las bailarinas para looks formales, pueden ir decoradas con pedrería que las convierte en un calzado exclusivo y apropiado para ocasiones especiales.

Las bailarinas de modelo usual suelen llevar goma para adaptarse perfectamente al pie, así eran de hecho las originales. Las hay abiertas en su parte posterior, o con plataforma, si bien las bailarinas con tacón pierden parte de su carácter, pues el término bailarina hace referencia a un calzado de suela plana.

Si quieres aportarnos algún dato curioso acerca de las bailarinas puedes hacerlo en la sección de comentarios.